Cargando
Utilizamos 'cookies' propias y de terceros para mejorar nuestros servicios   Más información.
Cerrar


6 productos que erróneamente se consideran saludables para niños


6 productos que erróneamente se consideran saludables para niños
Facebook Twitter


Todo el mundo está advertido sobre los peligros de consumir comida rápida o "fast food", de manera habitual.

 Sin embargo, hay alimentos que la mayoría de las madres encuentran  saludables, pero que de hecho es mejor excluir del menú de los niños o limitar severamente su ingesta diaria.

La experta nutricionista  Elena Tikhomirov enumera categorías de productos que se consideran erróneamente saludables  para los niños y explica con detalle por qué no es recomendable que se consuman de manera habitual.

 

Yogur y cuajada

El yogur natural se hace a base de leche y de  las  bacterias del ácido láctico, con lo que se obtiene un producto muy versátil. El problema es que este yogur no es el que se come habitualmente. Los niños prefieren yogures con trozos de fresas o frutas tropicales, con una cantidad enorme  de azúcar. Tomando un yogur de este tipo, un niño estará consumiendo un producto con más de 300 kcal por 0,3 litros de producto. Este resulta más calórico que cualquier ración de helado y es casi equivalente a una barra de chocolate.

 

¿Qué debemos  hacer?

Elabore usted mismo el yogur y añada fruta fresca, para darle más sabor.

Le estará dando a su hijo un postre excelente, aunque tampoco debe abusar de su consumo.

 

Zumos

Los zumos envasados aportan un montón de carbohidratos. No contienen  fibra, ni vitamina C.

Si elaboramos nuestro propio zumo de frutas, este conservará todas las vitaminas, si lo tomamos en la media hora siguiente a haberlo preparado. El zumo  contiene todas las calorías que se encuentran en las frutas y nos aporta una fibra muy  valiosa. Un niño es poco probable que se coma dos naranjas de una sentada, pero fácilmente se tomará un buen vaso de zumo elaborado con ellas.  Además, tomándolo antes de las comidas incrementará su apetito y sus ganas de comer, además de complementar perfectamente su dieta diaria.

 

¿Qué debemos hacer?

Para calmar la sed, dele agua, limonada casera, zumo elaborado por usted y si no puede prepararlo, una pieza de fruta fresca. Si a  su hijo le gusta el zumo y no sufre de exceso de peso, puede darle una cierta cantidad de esta bebida como postre varias veces a la semana.

 

También puede cortar en pequeños trozos una manzana jugosa, un pepino, menta y un par de rodajas de limón. Cúbralo con agua y deje que cueza. Cada dos litros de este preparado, puede añadir 1-2 cucharadas de azúcar.

 

Productos etiquetados como "eco", "de dieta “ o “bajos en calorías”.

Si compra a su hijo un postre de dieta, en el 95% de los casos puede estar segura de que usted ha sido víctima de una estrategia de marketing. Por ejemplo, puede ser que el fabricante especifique las calorías cada 50 g del producto, en lugar de cada  100 g. Y seguramente usted no repare en el hecho  de que un trozo de pastel difícilmente pesará menos de 50 gramos.

 

 Con respecto a etiquetar los productos como  "eco", podemos encontrar detrás de ellos una situación poco clara, ya que no hay una ley que defina que productos pueden ser considerados claramente ecológicos y cuáles no. No se fie de las etiquetas, ya que en ellas los fabricantes pueden  escribir casi cualquier cosa.

 

Otra categoría son los productos bajos en azúcar y tolerados por los diabéticos. Estos contienen fructosa en lugar de azúcar y no por ello pueden ser inocuos para este tipo de enfermos.

 Por cierto, están totalmente desaconsejados para las personas que padecen diabetes tipo I.      La glucosa calórica (en otras palabras,  el azúcar) y la fructosa son  casi lo  mismo, pero el cuerpo convierte mucho más rápidamente la fructosa en grasa.

 

Sémola

El mito sobre los beneficios de la sémola tiene su origen en la era soviética, cuando se creía que los granos más refinados y pulidos eran más beneficiosos.  Ahora todos sabemos que esto no es así, pero de todos modos se sigue  alimentando a los niños con sémola. Después de la molienda del trigo,  este pierde toda la grasa y sólo encontramos hidratos de carbono.

 

Lo que debemos  hacer: cocinar papillas para el bebé  con los demás cereales,  como el trigo sarraceno, el maíz, la avena y el arroz integral. La sémola de trigo,  por supuesto, no debe eliminarse totalmente de la dieta del pequeño, pero  hay que entender que su ingesta debe ser un placer, nunca un alimento esencial.

 

 



 

El aceite de oliva y de otras semillas.

Cuando empezó  la "persecución" contra la mantequilla,  debido a su  mayor contenido en colesterol,  muchas madres empezaron a sustituir esta grasa de origen animal,  por otra de origen vegetal. Sin embargo, olvidamos que 10 gramos de aceite vegetal contiene alrededor de 90 calorías. Debemos tener en cuenta el número de cucharadas de aceite que debemos poner en una ensalada para aderezarla en condiciones y la cantidad de calorías que nos aportarán. Sin darnos cuenta,  una simple ensalada también puede contener una buena porción de grasa, que puede engordar a su hijo.

 

¿Qué debemos hacer?

Contar cuántas cucharadas de aceite agrega a la comida de su  niño. A veces estas le aportarán un contenido calórico parecido, aunque los índices de colesterol sean más altos. El colesterol  puede ser perjudicial para las personas de edad, pero para el cuerpo de un niño en crecimiento puede ser muy importante, siendo  necesario para la formación de las membranas celulares del cuerpo.

 

Frutos secos y frutas desecadas

Por supuesto, una gran cantidad de frutos secos y frutas  desecadas  contienen muchas vitaminas, pero su contenido calórico es muy alto, y  es muy fácil comer más de lo necesario. La dosis recomendada de nueces  son 25-30 gramos al día. A un niño no puede costarle nada comer de una sentada 100 g de almendras, que le pueden aportar unas 600 calorías. Un puñado  de orejones o ciruelas pasas puede equivaler a una ciruela o a un albaricoque, pero comer cinco albaricoques secos es mucho más fácil que comerlos frescos.

Además, algunos frutas desecadas (como los orejones),  a veces por  seguridad y para que tengan mejor aspecto se tratan con dióxido de azufre o se empapan  en jarabe de azúcar. Es mejor comprar menos albaricoques frescos y disfrutar del placer de comer fruta,  con una menor ingesta de azúcar.

 

¿Qué debemos hacer?

No poner a un niño delante de un tazón de nueces y frutos secos.

Es mejor darle una cierta cantidad,  por ejemplo,  5 frutos secos o desecados.

En verano, es mejor alimentarse con frutas frescas

 

Alimentación saludable para niños, 10 ideas

 

Alimentacion saludable para ninos

 

Alimentación saludable para bebes de 0 a 1 año

 

Alimentacion para bebes


Post relacionados

Chat Comentarios

Regístrate o inicia sesión para comentar, es 100% gratis